viernes, 3 de octubre de 2008

El cardenal de Sevilla predica el buen periodismo sin el ejemplo

Público, 13 de septiembre

No es lo mismo predicar que dar trigo. Y tampoco es igual de sencillo enseñar ética periodística que obligar a los medios de comunicación propios a cumplirla. El cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, presentó ayer El libro de estilo de los medios de comunicación según la Iglesia, donde explica cómo ser “un buen periodista católico”.

Para serlo, afirmó, “un periodista debe ser libre, pero no porque pueda decir lo que quiera, sino en la medida en que ayude a fomentar la libertad de los demás, pero también el estímulo y el conocimiento para que los receptores puedan forjarse un espíritu crítico”. Por eso, continuó, “la Cope puede afirmar con orgullo que somos libres”. El cardenal obvió, sin embargo, las condenas que acumula el presentador estrella de la radio de los obispos, Federico Jiménez Losantos, por vulnerar el derecho al honor.

“El mejor libro de estilo para un periodista es su conciencia, porque es la que da fe de su credibilidad y de la veracidad en el ejercicio de su trabajo”, aconsejó Amigo Vallejo a los alumnos en la clausura del X Curso de Radio y Televisión organizado por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla y la Cadena Cope.

Los condicionantes de la profesión, admitió, pueden provocar que el periodista “sienta su libertad condicionada por el peso de la economía, la ideología o la propaganda”. Para evitar “tantas esclavitudes y servidumbres”, el manual sugiere a los profesionales tener “un libro de estilo interno, un libro de estilo de conducta, de moral, de ética, de principios [...]”.

Precisamente, las principales condenas a Losantos fueron por acusar al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, de querer llegar al poder sin importarle los muertos del 11-M, o por insultar reiteradamente al ex director de ABC José Antonio Zarzalejos, al que llamó desde “detritus” y “zote” hasta “nulidad” y “sicario”.

El cardenal, que no nombró en ningún momento a Jiménez Losantos, se escudó en el humor como libertad de expresión para defender a los comunicadores de la Cope, cadena que utiliza en todo momento como referencia en el texto. “Hay que ver dónde se dice lo que se dice. Una cosa es un programa de opinión, otra es una tertulia radiofónica, otra cosa una página editorial. Hay que valorar también el momento en que se dice, para quién, cómo se dice, la ironía”.

Servir a los ciudadanos

En el manual, que se basa en una conferencia pronunciada por el arzobispo hace dos años en el mismo curso, plantea los medios como algo basado en la persona, para servirla y ayudarla: “Y esto es la comunicación, meterse en la piel de la gente y ayudarles a ser mejores, […] más comunicativos, más sensatos, más felices”.

Al cardenal también le preocupa la búsqueda de la verdad: “La libertad de expresión tiene esa exigencia de información verdadera, honesta, conveniente, el tener siempre en cuenta a la persona”.

Para Amigo, los comunicadores de la Cope cumplen con la misión de usar las ondas para “ofrecer sin imponer”, además de con el ideario de la cadena. “Aunque la radio son 24 horas al día, 365 días al año, y siempre puede haber momentos en que no se cumple, pero son tan sólo excepciones”, matizó. Excepciones que les seguirán llevando a los tribunales.

3 comentarios:

Deira dijo...

Acabáramos xDDDDDDDDDDDD Básicamente yo entiendo de las declaraciones de este hombre que "los de la Cope son buenos periodistas excepto cuando hacen esto, esto, esto y lo otro, que de todas formas es totalmente justificable" xDD

Muy bueno el artículo, vaya tela xD Habría que echarle un vistazo al libro de estilo ese xD

Xirly dijo...

¡Este hombre es mi ídolo! Si es que seguro que dentro de poco, al señor Rouco & company les parecerá poco San José María y se pasarán a pedir la canonización (en vida, ya puestos) de don Federico, porque realment sí que es un milagro que aún siga en antena...

Rubén G. Herrera dijo...

vaya tela no? un cardenal preocupado por la causa informativa no? y enfadaeque