miércoles, 13 de agosto de 2008

Ayer, acompañando a este artículo de Público salió unas preguntillas mías a alguien que muchos conocéis:

"Es íncreible que nos acusen de rendir menos que antes cuando las empresas cada año tienen un beneficio mayor". Para Javier Becerra, de 25 años, el problema no viene de la juventud, está en los empleadores. "Entramos en el mundo laboral con muchas ganas de una proyección profesional, pero la precariedad de los contratos y que las empresas te vean como a un número desmotiva", comenta.

Empleado de banca desde hace más de dos años, Javier tiene clara cuál es la gran dificultad para su generación: "Antes, con un salario estable se podía acceder a una vivienda. Ahora tienes suerte si con dos sueldos te dan el préstamo para tu primera casa".

Aunque en su puesto actual tiene suerte, ha conocido la presión de las horas extras: "La competitividad es cada vez mayor, exigiéndonos resultados desde el primer día. Eso hace que se acaben echando más horas de las estipuladas".

Gracias por dejarte ;)

7 comentarios:

josemaria dijo...

Yo ante este tema de los "JASP" siempre siento un poco de recelo. Por un lado, no me creo que nuestras generaciones estén mejor preparadas que las anteriores: estamos preparados de otra forma. Tenemos más estudios, si, pero somos menos polifáceticos y menos luchadores, nos desalentamos antes y sabemos abrirnos camino peor ante las dificultades.
Luego en cuanto a "lo dificil que lo tenemos todo" también comparo con la forma en que vivían nuestros padres. Ahora necesitamos pisos con una habitación por niño, un coche por cada miembro de la pareja (uno ha de ser monovolumen en cuanto tenemos niños, por supuesto), salimos a cenar varias veces al mes a la calle, la cañita diaria es casi inexcusable, tenemos múltiples caprichos y tontunas varias, vacaciones todos los años (más de una, por regla general), salidas de fin de semana, etc.

Si yo viviera de la misma forma que vivieron mis padres (salí dos veces de vacaciones en 18 años y nunca más de una semana, jamás fueron a ningún lado de fin de semana, "tapeaban" en la calle el día del corpus y el jueves santo y nunca fueron a un restaurante) seguro que no me harían falta dos sueldos para vivir. Ni, por supuesto, comprar un piso que él jamás tuvo.

Jael dijo...

Yo no creo que estemos mejor preparados, pero creo que tampoco es verdad que en general tengamos menos ganas de currar.

Mis abuelos, que no eran ricos, tenían una habitación por niño, y pagaron el piso a tocateja, sin préstamos ni nada, tanto el primero como el segundo al que se mudaron (sin vender el otro). No eran de grandes lujos, pero todos los años iban a la playa, aunque montaran 7 en el coche. Mi abuela era ama de casa.

En cambio, mis padres, trabajando los dos, ambos con carreras universitarias, mi madre con un master, mi padre es doctor, no salían a ninguna parte, ni a tomarse unas cervezas más que puntualmente, ni de vacaciones hasta que yo he sido ya grandecita. Y ellos sólo tienen una hija. Por supuesto, para comprarse una casa tuvieron que pedir una hipoteca a un interés altísimo a una pila de años (no tantos como ahora, claro, pero un buen montón). Sólo tenemos un coche, que mi padre se compró después de que el anterior dejara de funcionar, y familiar, claro, nada de cosas que revienten el medioambiente. No salían a cenar fuera cuando no se lo podían permitir, y ahora que podrían no lo hacen porque saben que hay otras cosas en las que gastar el dinero. Y la cañita diaria de inexcusable nada, salir de tapas es cosa de feria y fiestas.

Como mis padres son poco mayores que tú, calculo que tus padres sean de la edad de mis abuelos, más o menos, con lo que la situación es comparable, así que supongo que será una cuestión de carácter.

josemaria dijo...

No, yo tampoco creo que tengamos menos ganas de currar ni mucho menos, pero es que ya te digo que a mi eso de los JASP o "la generación mejor preparada" me chirría bastante.

En cuanto a lo que me cuentas de tus padres, creo que no me he explicado bien. Tus padres han elegido ese modelo de vida y me parece perfecto. Si no tienen gastos de ese tipo seguro que han ahorrado, o han invertido dinero en tu educación, o han donado el excedente a ONG's, etc. Lo que quería decir es que nos quejamos frecuentemente de que las condiciones que nos han tocado son peores que las de nuestros padres y yo no creo que sea así. Lo que pasa es que ahora estamos metidos de lleno en una sociedad consumista que nos empuja a tener una serie de gastos que, por otra parte, son los que mantienen esto funcionando. Si todos fuéramos como tus padres este sistema se vendría abajo (¡ojalá!)

Kynes dijo...

Yo creo que usar las palabras "necesitamos" y después "nos empuja" da la clave. La sociedad consumista en la que vivimos es una elección, nadie está obligado (excepto por la presión social) a participar de ella.
El que lo hace y se queja de su falta de poder adquisitivo es que o no piensa o es un llorica.

Pero eso no tiene nada que ver con que en la situación actual la diferencia entre los sueldos que cobramos y el precio de algo tan fundamental como la vivienda, tanto de compra como de alquiler, se ha disparado de una forma exagerada. Ahora deberíamos cobrar 3 veces más de lo que lo hacemos para poder vivir como lo hacían nuestros padres, y en esto no se tiene en cuenta todo lo que despilfarramos en ser consumistas, y eso que ahora trabajan los dos miembros de la familia.

¿Cual es la conclusión que yo saco? Pues que comparativamente cobramos 6 veces menos que nuestros progenitores. Partiendo de esta premisa, con no rendir 6 veces menos que ellos ya somos más eficientes y competitivos.

JoPo dijo...

no creo q se pueda culpar a nadie de querer tener una vida mas "amena", tampoco creo q sea un delito tomarse una caña o un cafe, y menos q justifique lo caro q estan los pisos y lo demas.
la culpa para quien la tiene. Es cierto q vivimos por encima de nuestras posibilidades, y eso es poco inteligente , pero por otro lado (a menos q sea un caso extremo) es casi logico

Jael dijo...

Estamos de acuerdo en casi todo, Jopo, pero yo no creo que sea lógico vivir por encima de nuestras posibilidades, porque sólo nos perjudica (una vez más a nosotros mismos). Lo que hay que hacer es plantarse y volver a reclamar derechos laborales, como lo hicieron en épocas peores. Y ellos consiguieron mejorar, seguro que nosotros también. Aunque tengamos que quemar máquinas.

KönTRâGaSPy_ dijo...

¿Que te gustaría que fuera lo proximo que el artista Gaspar Franés, hiciera con el proyecto KontraGaspy?

Vota en: www.kontragaspy.blogspot.com

Gracias.
Salud y Consumo.