sábado, 9 de agosto de 2008

Fábulas y yo: Una historia de amor

Un día Sandman me dejó huérfana. Se acabaron los tomos, uno a uno, los homenajes, los libros que lo estudiaban… Y sin dejar de haber cómics maravillosos, nunca era lo mismo, la sombra de los sueños y las hadas que había creado Gaiman planeaban en mi cabeza buscando un repuesto.

Alguien me habló de otro par de cómics. Los estaba editando Vértigo desde hacía tiempo. Uno era Y, el último hombre y aún sigo con la intención futura de leerlo. El otro, en cambio, me convenció nada más ver la idea: los personajes de los cuentos de nuestra infancia habían tenido que huir de su tierra natal de fantasía y venir a vivir a nuestro mundo. En concreto a un edificio (mágico, claro) de apartamentos de Nueva York.

Tuve suerte y pude conseguir los primeros números que Norma tenía descatalogados y Planeta aún no había reimprimido. Y me lancé a devorar la historia. Estaban todos o casi todos: Blancanieves, Cenicienta y la Bella Durmiente. El Príncipe Azul (o Encantador), que como todos habíamos sospechado al ver las películas Disney, es el mismo para las tres. Ricitos de Oro, el Lobo Feroz, la Bella y la Bestia… También hay leyendas más típicamente anglosajonas, cuya historia tuve que buscar para poder comprender los números guiños que hay en la serie: Jack de las Fábulas (que ahora tiene su propio spin-off), el Chico Azul o el Rey Cole.


No me bastó con la publicación en castellano, y ahora me tienen pendiente de Amazon y de cuando saldrá un nuevo tomo en inglés. De momento llevamos 11, y no se ha perdido ni la emoción ni la calidad en los arcos argumentales. Es indudable que hay números más flojos que otros, pero sin decepcionar, al menos a mí.

Y es que hay de todo. Tenemos una guerra. Una batalla larga y con muchos flancos contra el malvado de toda esta historia “El Adversario”. Un tipo sin cara y sin nombre que encabezó la invasión que expulsó a nuestras (porque son las nuestras) fábulas de su mundo. Hay historias de amor. Romances tan increíbles como irrompibles. Ex amores que cuestan caros. Amores que no se podrán consumar. Todo “país”, aunque esté encerrado en una esquina de Manhattan, tiene su política, sus manipulaciones, sus negociaciones, sus votos… Y este no va a ser menos. Y además hay que ocultarse, claro. Los personajes tienen que mantener su mascarada para que los humanos no los reconozcan.

Durante la serie, el autor Bill Willingham nos lleva por una nueva visión de los cuentos que todos hemos conocido y disfrutado. Tiene una cantera ilimitada de personajes, y se los va sacando de la manga para darnos historias de todo tipo: misterio, bélicas, medievales, románticas… Fábulas nos lleva de viaje, a la Arabia de las Mil y una noches, por encima de las nubes o al pasado (porque los personajes son tan antiguos como la historia a la que pertenecen).

No quiero revelar más (aunque no he revelado apenas nada). Prefiero que aprovechéis que Planeta ha reeditado los primeros números y le deis una oportunidad. Si no os gusta aceptaré una colleja ;)

Podéis encontrarlo en castellano en vuestra tienda friki habitual. Editado por Planeta y hasta el número 9 (Lobos) o bien en inglés en Amazon hasta el número 11 (The good prince) y último hasta la fecha.

3 comentarios:

Kynes dijo...

Fabulas es otra obra de arte, una delicia para el lector, que ningún lector debería perderse.
Es imposible no encariñarse con los personajes a pesar de ser tan distintos a como nos imaginábamos de pequeños, igual que es igual de difícil no implicarse es sus historias y sus detalles.

Creo que ahora mismo hay pocas sagas literarias, dibujadas o no, que puedan llegar a su nivel. Espero poder seguir disfrutándola mucho tiempo.

¡Gracias por descubrírmela?

Xirly dijo...

Ostras, pues mira que yo he tenido que parodiar la historia de los personajes de los cuentos populares para los campamentos de este verano... ¡Me persiguen! Pero, aún así, tiene buena pinta. Igual me los miro... (aunque no lo aseguro, jeje).

Jael dijo...

Edu, yo creo que me la descubriste tú a mí, ¿no?

Xirly, tienes que leerlo, que te va a gustar ;)